Focaccia di Recco (con queso «crescenza» cremoso)

Esta receta es de la tradición italiana, de Recco, una pequeña ciudad cerca de Genova y las maravillosas Cinqueterre… y es de verdad una delicia.

Se utiliza un particular queso llamado «crescenza» que es un queso blanco, suave y cremoso, con mucha leche y se funde fácilmente.

Probablemente sea muy difícil encontrar «crescenza» o «stracchino» en tu país, claro, pero puedes sustituirlo con otro queso con características similares y verás que no te decepcionará! Pero claro está, apenas tengas oportunidad te aconsejo probar la versión original de Recco!

Tiempo estimado de preparación: 30 minutos + 1 h y 20 minutos de reposo

Para esta receta necesitas…

  • 2 moldes con bordes bajos (los de pizza perfecto) o rectangulares 30×40 cms
  • Plano de trabajo
  • Rodillo
  • Báscula para alimentos
  • Batidora planetaria con gancho
  • Plástico para envolver alimentos
  • Bandeja de horno
  • Horno
  • Bowl pequeño x2
  • Brocha para alimentos
  • Guantes de cocina
  • Cuchillo
  • Espátula

INGREDIENTES (rinde para 2 piezas rectangulares de 30×40 cms o 3 piezas redondas aprox. 22 cms de diámetro):

  • 800 g Harina tipo Manitoba o para pizza
  • 420 g de agua a temperatura ambiente
  • 16 de sal fina
  • 60 g de aceite de oliva extra-virgen de excelente calidad
  • 800 g de queso «crescenza» o «stracchino» (o sustituye por queso blanco cremoso con mucha leche, que se funda fácilmente al cocer)

PREPARACIÓN:

Vierte en la batidora planetaria (con gancho) el harina, luego el agua a temperatura ambiente y la sal y agrega también el aceite. Mezcla a baja velocidad hasta obtener una masa lisa y homogénea. Si es necesario, de vez en cuando detén el aparato y con una espátula empuja la mezcla que se haya pegado a los bordes de la batidora para incorporar todo. Bastarás unos 4-5 minutos.

Una vez que hayas obtenido esta consistencia sigue mezclando pero ahora a velocidad más elevada (pero no máxima) por otros 4-5 minutos. Ahora toma la masa obtenida (que será lisa y homogénea) y coloca sobre el plano de trabajo ligeramente enharinado, aplana un poco con las manos y haz dobleces llevando los extremos de pasta hacia el interior de la masa alternando lado. Envuelve con plástico para alimentos y deja reposar a temperatura ambiente por 20 minutos.

Ahora puedes dividir la masa en 4 bolas: 2 de 300 g y 2 de 350 g. Servirán como bases y cubiertas de nuestras focaccias.

Dales una forma esférica haciéndolas rodar por el plano de trabajo y ponlas bien distanciadas entre ellas sobre una bandeja de horno ligeramente enharinada y recubre con plástico para alimentos, deja reposar en el refrigerador por 1 hora. Este tiempo es necesario para que se pueda manejar y extender mejor la masa. Una vez pasado este tiempo dejalos a temperatura ambiente por 10 minutos y luego toma unan de las bolas de masa más grandes dejando las otras bien cubiertas.

Espolvorea de harina el plano de trabajo y aplana ligeramente la masa con las manos antes de usar el rodillo para extenderla y dejarla bien delgada, aproximadamente 1 mm, que pueda recubrir la superficie de tu molde.

Unta los moldes con un poquito de aceite de oliva usando una brocha para alimentos y coloca tu masa bien extendida sobre uno de tus moldes recubriendo muy bien toda la superficie ayudándote con las manos para pegarla bien a todo el molde y dejando que la masa sobresalga de los bordes del mismo (luego los cortaremos).

Distribuye el queso cortado en pedacitos distanciados uno de los otros por toda la superficie del molde y con la brocha agrega por todos lados algunas gotas de aceite de oliva.

Ahora extiende muy bien una de las bolas de masa más pequeñas y esta vez te debe quedar aún más delgada, casi transparente. (Si colocas tu mano detrás de la masa extendida se debe entrever) y deja que también en este caso la masa sobresalga de los bordes, pero sellándolos muy bien presionando ligeramente con las manos.

Luego pellizcando con las manos haz algunos pequeños hoyos distribuidos por toda la superficie, esto permitirá que la masa se hundirá y no se hagan burbujas.

Mientras, pre-calienta tu horno a 250 C y en otro pequeño recipiente mezcla un poco de aceite con un chorrito de agua y una pizca de sal que usarás para pincelear la superficie de la focaccia, corta los bordes con la ayuda de tu rodillo, si lo pasas por todos los bordes aplicando un poco de presión la masa se cortará fácilmente. Hornea por 7-8 minutos hasta que esté bien dorada y repite las mismas operaciones para los demás moldes.

Sirve bien caliente y disfruta de esta delicia toda italiana y muy LIGURE, mi preciosa Región, que te invito a visitar.

No te he convencido? Aquí te dejo unas fotos para que veas lo hermosa que es la Liguria y vengas a visitarnos!

Publicado por Selene Guglielmi

Italiana crecida en México, amante de la buena cocina y de experimentar nuevas recetas...pero no solo eso, también soy Facilitadora Mindfulness, es decir, estudié técnicas y prácticas mindfulness para nuestro bienestar integral, así que con pasión y dedicación te comparto mis recetas para alimentar tu cuerpo y tu alma. Bienvenido!!!

5 comentarios sobre “Focaccia di Recco (con queso «crescenza» cremoso)

  1. Querida Selene, tu receta suena deliciosa como siempre. Las fotografías son geniales, que lugar tan hermoso, están para ponerles un marco, lucen profesionales. Y bueno, que pareja tan linda, me parece que la conozco a ella, es una chef, quien está escribiendo el primero de muchos recetarios. Un gran abrazo, amiga. Lindo y bendecido día.
    Saludos.
    Elvira

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: