Raviolis de carne hechos en casa

Con esta receta te aseguro una comida o cena exitosa, porque ¿a quién no le gustan los raviolis?

Claro, no es una preparación breve, pero de verdad vale la pena que de vez en cuando te armes de paciencia y con un poco de manualidad puedes obtener un resultado increíble que no tiene nada qué ver con los industriales.

Tiempo estimado de preparación: 2 horas y media (pero para mínimo 6 personas!)

Para esta receta necesitas…

  • Superficie de trabajo donde amasar
  • Rodillo
  • Máquina para pasta * (opcional)
  • Molde para raviolis * (opcional)
  • Bowl
  • Tenedor
  • Cortador de raviolis
  • Papel encerado
  • Envoltura de plástico para alimentos
  • Olla grande y alta con tapa
  • Sartén grande con tapa
  • Cucharón
  • Rallador de queso

INGREDIENTES (rinde para mínimo 6 personas):

  • 500 g de harina de trigo 00
  • 260 g de huevo (aprox. 4 enteros y 3 yemas)
  • 500 g de carne molida mixta de res y cerdo (pídela a tu carnicero)
  • 1/2 cebolla
  • 500 g de «erbette» (puedes usar acelgas o espinacas, las que te gusten màs)
  • 1 huevo para el relleno
  • 3 cucharadas de parmesano rallado
  • sal, pimienta negra y nuez moscada al gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra-virgen
  • un trozo de mantequilla (aprox. 60 g.)
  • 6-7 hojas de salvia fresca

PREPARACIÓN:

En un bowl para facilitar el amasado inicial coloca el harina a forma de fuente (un hoyo al centro), en ese centro pon los huevos ligeramente batidos con una pizca de sal.

Se empieza a integrar el harina lentamente, te puedes ayudar con un tenedor, para luego usar las manos para amasar y obtener una bola que luego terminarás de amasar sobre la superficie de trabajo enharinada. El resultado final debe ser una bola de masa lisa y elástica que envolverás con el plástico para alimentos y dejarás reposar a temperatura ambiente por al menos 30 minutos.

Mientras puedes preparar el relleno poniendo en una sartén grande el aceite, la cebolla picada finamente, la carne molida y al último las acelgas o espinacas, agregando un poco de agua y tapando de manera que éstas se estufen junto con la carne (por lo general unos 10-15 minutos) a fuego medio.

Una vez cocido el relleno y se haya evaporado del todo el agua, se aleja de la fuente de calor y se agrega el huevo, se mezcla muy bien y se sazona con sal, nuez moscada, pimienta negra y parmesano rallado. Prueba y eventualmente corrige el sazón y reserva.

Pasada la media hora puedes volver a tu masa: toma una parte de la misma, tipo 1/3 y el resto déjala siempre bien envuelta en plástico para que no se seque. Estira muy bien con el rodillo hasta obtener una lamina de pasta muy delgada o si usas la maquina para la pasta no necesitas hacer tanto esfuerzo ya que la aplanas ligeramente con el rodillo lo suficiente para que pase por los rodillos de la maquina y comienzas a pasarla por la misma. El tip que te paso es que si usas la maquina debes de pasar la masa primero por el espesor mas grueso 2 veces, luego cambiar al nivel sucesivo de espesor (un poquito mas delgado) y pasarla 2 veces y así sucesivamente hasta llegar al penúltimo. Yo en lo particular prefiero la pasta MUY delgadita, no importa si se me rompe alguno al cocer, y si tu también los prefieres así deberás de pasarlos una ultima vez por el ultimo nivel (el más delgado). Los niveles están enumerados por lo general de 6 a 1, aunque pueden llegar a tener hasta 10).

Una vez lista tu lamina de pasta delgada puedes colocarla sobre la superficie enharinada y encima de ella poner bolitas de relleno bien distanciadas entre ellas para luego recubrir con otra capa de pasta. Sellas muy bien los bordes presionando con los dedos y luego cortando con el cortador de raviolis. Si en cambio tienes el molde para varios a la vez (depende del tamaño hay de 12,24,36) es más práctico y rápido ya que enharinas un poco el molde, colocas encima una capa de masa un poco más grande del molde, con un nudillo de tu mano haz una ligera presión en cada hoyito del molde para que pueda hundirse un poco la masa y puedas rellenar el hueco fácilmente. Rellenas y recubres con otra capa de pasta, presionas muy bien todos los bordes y volteas el molde desmoldando los ravioli que ahora debes solo cortar con el cortador, y quedarán todos iguales y perfectos!

Una vez listos ponlos sobre una bandeja con papel encerado enharinado bien distanciados los unos de los otros porque con la humedad se pegan, y una vez que tengas lista tu agua hervida con un poco de sal gruesa, le agregas un hilo de aceite de oliva que sirve para ayudar a que no se peguen entre sí y echas los raviolis a cocer.

¿Cómo saber que están listos? Porque empiezan a subir a flote! Es ahí donde pueden ya estar listos, pero te sugiero siempre probar uno para que te asegures que la pasta quede cocida al punto de tu preferencia. De hecho, si los hiciste un poco más gruesos necesitarán unos minutos más de cocción. Por el contrario, si los hiciste muy delgaditos como me gustan a mí, entonces verás el relleno en transparencia y de seguro estarán bien cocidos.

Puedes servirlos con ragù de carne o si prefieres evitar más carne, te aconsejo escurrirlos bien y saltearlos en una sartén con un trozo de mantequilla y hojas de salvia, sazonas con una pizca de pimienta negra molida y un poco de parmesano rallado al gusto y listo…es una delicia!!!

Espero haber sido clara en mi explicación y te prometo que es mucho màs sencillo de lo que parece, intenta y recuerda que aquí estoy disponible para ayudarte y contestarte toda duda que tengas por aquí o por mis redes, Instagram y Facebook como @recetasapruebadeerror (tienes el enlace directo en la parte superior derecha) y… BUON APPETITO RAGAZZI!!! 😘

CONSERVACIÓN: Si haces esta porción que es bastante grande y no los cueces todos, puedes conservar el resto en el congelador de la siguiente manera: primero en un plato con papel encerado enharinado todos bien distanciados por al menos 30 minutos, una vez que se hayan endurecido ya no se pegarán entre ellos y puedes ponerlos en una bolsa para congelar alimentos y se conservan por varias semanas. Cuando los ocupes no necesitas hacer nada más que echarlos al agua hirviendo y sabrán como recién hechos! 😉

Publicado por Selene Guglielmi

Italiana crecida en México, amante de la buena cocina y de experimentar nuevas recetas...pero no solo eso, también soy Facilitadora Mindfulness, es decir, estudié técnicas y prácticas mindfulness para nuestro bienestar integral, así que con pasión y dedicación te comparto mis recetas para alimentar tu cuerpo y tu alma. Bienvenido!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: