Salsa bechamel perfecta!

Ingrediente esencial para una lasaña como de restaurant, sencilla y rápida de hacer, pero con algunas insidias. Si, porque muchos le temen precisamente porque por su sencillez muchos no explican paso a paso los trucos para evitar que quede grumosa y arruine el resultado final de tus platillos.

No te preocupes, aquí te dejo el paso a paso detallado y si tienes Instagram, te invito a checar mi video receta en donde puedes ver claramente cómo la realizo y el resultado final: una salsa lisa y cremosa! Al final te dejo en enlace directo 😉

Tiempo estimado de preparación: 15 minutos

Para esta receta necesitas…

  • Batidor manual
  • 2 ollas pequeñas
  • Cucharón

INGREDIENTES (rinde para una lasaña de 30x20cm):

  • 500 ml de leche
  • 50 g de mantequilla
  • 50 g de harina
  • pizca de sal
  • pizca de nuez moscada y pimienta negra molida * (opcional)

PREPARACIÓN:

En una olla a fuego mínimo se derrite la mantequilla, mientras que en otra olla se calienta la leche sin que llegue a hervor.

Una vez derretida completamente, se aleja de la llama y se agrega toda la harina de un jalón y se mezcla muy bien con el batidor manual para que se integre del todo. Una vez listo se regresa a la llama y se sigue mezclando, dejando dorar ligeramente (bastan pocos minutos) y éste es nuestra base de la bechamel, llamado «roux».

A la leche se le agrega una pizca de sal, y si lo deseas una pizca de nuez moscada y de pimienta negra molida que le da un toque aromático exquisito.

Una vez listo el roux se agrega (siempre alejando la olla del fuego) un poco de leche y se sigue mezclando enérgicamente, y así poco a poco se va agregando el resto de la leche batiendo continuamente para que no se formen grumos. Es importante que esto lo hagas siempre alejando la olla de la llama, éste es el truco para evitar que se formen grumos.

Una vez terminado de agregar toda la leche y se haya obtenido una crema lisa y homogénea pero bastante líquida, se regresa al fuego (siempre a la menor temperatura posible) y mezclando continuamente, se deja espesar un poco hasta llegar a una consistencia cremosa pero aún fluida, considerando que con el tiempo se va espesando cada vez más y por lo tanto, es esencial que se use inmediatamente y en caso de ser necesario, se vaya agregando poco a la vez un poquito de leche mezclando muy bien para darle de nuevo una consistencia que nos permita utilizarla por ejemplo en nuestra amada lasaña.

NOTA: La proporción de los ingredientes es muy sencilla de recordar: 500-50-50, es decir, 500 ml de leche – 50 g de mantequilla – 50 g de harina. El doble sería: 1000ml(1 litro) – 100 g de mantequilla – 100 g de harina.

Aquí te dejo el enlace directo a mi video en Instagram, y te espero por ahí donde también publico contenido exclusivo que no puedes perderte! 😉

Publicado por Selene Guglielmi

Italiana crecida en México, amante de la buena cocina y de experimentar nuevas recetas...pero no solo eso, también soy Facilitadora Mindfulness, es decir, estudié técnicas y prácticas mindfulness para nuestro bienestar integral, así que con pasión y dedicación te comparto mis recetas para alimentar tu cuerpo y tu alma. Bienvenido!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: