«Lo que resistes te somete y lo que aceptas te transforma» – ¿Qué no aceptas de tu vida?

Esta frase lo resume todo: ¿cuántas veces nos hemos sentido frustrados porque las cosas no nos salen como quisiéramos, porque nuestros planes se van a la borda o las personas a nuestro alrededor no se comportan o no son como nosotros querríamos? Y de seguro te haz dado cuenta también que todos esos pensamientos van acompañados de sensaciones muy negativas, de dolor, de sufrimiento, de preocupación.

Pero ahora te pregunto: ¿no nos haría libres el hecho de no querer modificar nada y ACEPTAR las cosas y a las personas como son? ¿no viviríamos en paz y tranquilidad dejando fluir? Claro, no es sencillo, sobre todo por cómo nos han inculcado…porque hay que «luchar» por las cosas, porque hay que «combatir» y «discutir» contra personas que difieren con nosotros, pero esto no provoca otra cosa más que RESISTENCIAS. Al crear resistencia bloqueamos la energía que debería de fluir libremente y el resultado no puede ser otra cosa más que negativo.

Si por ejemplo, sientes algún rencor o resentimiento hacia alguien por cómo se ha comportado contigo, el hecho de no aceptar las cosas non va a resolver nada, y por el contrario, te somete, porque te mantiene atado a esa persona y a un sentimiento que te perjudica. Si al contrario, piensas que probablemente esa persona actuó o sigue actuando por ignorancia, por lo que le enseñaron o por sus vivencias y porque esencialmente, y como todos nosotros, quiere dejar de sufrir, liberas ese rencor o resentimiento y te liberas a ti mismo. Cuando alguien hace algo que no te hace bien tienes 2 opciones: cambiar tu percepción y verlo desde el amor y comprender que lo que hace no es nada personal y habla más de esa persona que de ti, o alejarte en el caso de que sea irrespetuoso o ponga en riesgo tu salud o integridad física o psicológica. Como puedes ver… sea una o la otra, siempre tienes el poder de transformar.

¿Entonces qué hacer? Primero que nada hay que saber distinguir entre lo que está en nuestro control y por lo tanto podemos trabajar para modificar, y lo que no. Si está a tu alcance transformarlo, empieza por analizar porqué no lo has hecho hasta ahorita y trata de estudiar estrategias para pasar a la acción (ésto te permitirá salirte del papel de víctima y te empoderará dándote una sensación muy agradable de poder resolver las cosas por ti mismo). En cambio, si son cosas fuera de tu alcance, entonces trata de aceptar las cosas por como son, quita esa etiqueta negativa que le diste, déjala sin juicio alguno y véla simplemente por lo que es y pronuncia la frase: «todo es perfecto así como es», respirando profundamente y meditando algunos minutos sobre el daño que le estás provocando a tu mente y a tu cuerpo inútilmente.

Piensa cómo sería tu vida sin ese agobio de querer modificar algo que no es modificable y concéntrate EN TI, en lo que sí puedes cambiar, que mayormente es tu percepción. Si dejamos de ver las situaciones y a las personas tan categóricamente – bueno o malo – seremos mucho más felices y serenos y mejorará infinitamente nuestras relaciones con los demás al mostrarnos mucho más comprensivos y amables con todos, comprendiendo que todos somos iguales desde el momento en que TODOS queremos ser felices y ser amados, y por otro lado dejar de sufrir.

¿Y sabes otra cosa? Lo que no aceptas persiste!!! Esto es lo peor de todo, que por eso nos lleva a un círculo vicioso en el cual nos sentimos completamente atrapados. Y la única manera de salir de él es precisamente ACEPTANDO, que no es aguantando o soportando, sino de corazón tomando consciencia de que tal vez esto sea diferente a como se veía en nuestra mente o en nuestros planes, pero muy probablemente con el paso del tiempo comprenderemos porqué tuvo que suceder de esta manera y entenderemos la oportunidad que se nos dio para evolucionar, para mejorar.

Recuerda que la vida no nos manda lo que queremos, sino lo que necesitamos para evolucionar, para crecer y trascender en esta vida.

Es un trabajo constante, hay días buenos y días malos, veces en que te saldrá muy bien y otros no tanto, pero trata de trabajar esto a diario, y verás cómo tu vida se llenará de buena vibra y permearà con los que te rodean… que como «mágicamente» cambiarán. Porque todo cambio tiene que comenzar por uno mismo 😉💕

Publicado por Selene Guglielmi

Italiana crecida en México, amante de la buena cocina y de experimentar nuevas recetas...pero no solo eso, también soy Facilitadora Mindfulness, es decir, estudié técnicas y prácticas mindfulness para nuestro bienestar integral, así que con pasión y dedicación te comparto mis recetas para alimentar tu cuerpo y tu alma. Bienvenido!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: