MINDFULNESS

De seguro has escuchado hablar de ella mil veces, pero ¿sabes lo que significa?

Mindfulness quiere decir ser conscientes y plenamente presentes en lo que está  sucediendo en este preciso momento.

Por el contrario, nuestras vidas ajetreadas y frenéticas nos conducen muy seguido a vivir demasiado concentrados en el pasado (lo cual nos puede volver deprimidos) o en el futuro (lo cual nos puede provocar ansiedad) y esto nos aleja cada vez más del bienestar genuino – aquello real y en contraste con el placer hedónico – que es meramente pasajero.

Su origen tiene sus raíces en las tradiciones contemplativas budistas en la cual se nos habla de las 4 nobles verdades:

  1. El malestar en todas sus formas (dolor, sufrimiento, pena, aflicción, angustia, estrés) es inherente a la existencia en el mundo
  2. El origen del sufrimiento es el apego, la aversión, la visión errónea
  3. El cese del sufrimiento es posible
  4. El camino para el cese del sufrimiento existe y es…

EL NOBLE CAMINO ÓCTUPLE:

  1. Visión o comprensión correcta
  2. Pensamiento o determinación correcta
  3. Hablar correcto
  4. Actuar correcto
  5. Medio de vida correcto
  6. Esfuerzo correcto
  7. Atención correcta o consciencia del momento correcto
  8. Concentración o meditación correcta

QUE NO ES MINDFULNESS:

  1. NO es «liberar» la mente, se trata de desarrollar la capacidad de comprender que nuestros pensamientos son sólo eso: pensamientos, y que por lo tanto no son reflejo de la realidad exterior que nos rodea. Esto nos permite dejar de perseguir todos esos pensamientos que consideramos dañinos, irracionales o inútiles, sin tratar de bloquearlos, porque obtendremos el resultado opuesto.
  2. NO es un método para relajarse: Puede naturalmente favorecerlo pero no se persigue este objetivo. La mindfulness nos lleva a observar y a aceptar nuestra condición actual, en el momento presente, ya sea que estemos enojados, estresados o nerviosos.
  3. NO es un método para evitar experiencias desagradables: Si el dolor es inevitable, el sufrimiento depende mucho de la manera en la cual uno se relaciona con la experiencia negativa y es sobre esta modalidad de respuesta que trabaja la mindfulness, ayudándonos a aumentar nuestra capacidad de vivir el dolor. Lograremos comprender que no es lo mismo dolor y sufrimiento y el sufrimiento nace de nuestras reacciones al dolor, por lo tanto, al aceptarlo en lugar de oponer resistencia a él, el sufrimiento disminuye.
  4. NO es volvernos impasibles: Por el contrario, nos permite atravesar las emociones, no evitarlas, pero tampoco quedarnos sumergidos en ellas. Simplemente ser conscientes de ellas.
  5. NO es una búsqueda de la felicidad: Aprendemos antes que nada que los estados de ánimo van y vienen, que no debemos intentar detenerlos, ni tratar de aferrarnos a los momentos positivos o rehusarnos ante los negativos. Esto significa que también sensaciones como nerviosismo, enojo y frustración no deben de considerarse fracasos, sino que necesitamos observarlos y aceptarlos en su evolución y transitoriedad.
  6. NO es autoindulgencia: nos induce a mirarnos exactamente por lo que somos y a aceptarnos plenamente. Esto crea un vínculo seguro con nosotros mismos como base para nuestra vida… y sólo desde este punto se puede cambiar!
  7. NO es convertirse a una nueva religión: se trata de un nuevo modo de vivir

SUS BENEFICIOS:

  • Crea cambios saludables en nuestro cerebro (comprobado científicamente)
  • Previene la depresión e influye positivamente en los esquemas cerebrales en los cuales se basan la ansiedad, el estrés y el enojo
  • Mejora la creatividad, la memoria y las relaciones interpersonales
  • Nos enseña a cuidar de nosotros mismos
  • Mantiene el equilibrio emocional
  • Desarrolla el pensamiento no juzgante
  • Mejora la serenidad y la confianza
  • Aumenta la atención en el momento presente
  • Disminuye los niveles de estrés
  • Mejora nuestra capacidad de toma de decisiones
  • Aumenta nuestra capacidad para afrontar situaciones negativas
  • Disminuye la impulsividad
  • Desarrolla la capacidad de escucha
  • Mejora nuestras relaciones con los demás
  • Aumenta la autoestima
  • Aumenta las capacidades cognitivas
  • Mejora la calidad de vida
  • Mejora el manejo de los estados psico-patológicos
  • Reduce el dolor
  • Mejora la función inmunológica

En mi próximo post te hablaré de cómo practicar el mindfulness, de sus 7 pilares fundamentales y de algunos ejercicios para comenzar.

POR MIENTRAS… Reflexiona un poco acerca de cuántas veces actúas en piloto automático, sin darte cuenta de qué estás haciendo, de tus sensaciones y emociones en ese momento, de tus pensamientos e ideas que te pasan por la mente. Trata de concentrarte en una actividad breve, como por ejemplo lavarte los dientes, y en todos los movimientos que vas haciendo, en lo que sientes y piensas mientras lo haces y toma nota de todo lo que te haya llamado la atención.

Publicado por Selene Guglielmi

Italiana crecida en México, amante de la buena cocina y de experimentar nuevas recetas...pero no solo eso, también soy Facilitadora Mindfulness, es decir, estudié técnicas y prácticas mindfulness para nuestro bienestar integral, así que con pasión y dedicación te comparto mis recetas para alimentar tu cuerpo y tu alma. Bienvenido!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: